El quemar residuos para producir energía es objeto de muchas controversias ambientales. La única ventaja ambiental es que proporciona una solución provisional para deshacerse de grandes volúmenes de residuos de neumáticos. Este método de eliminación puede crear enormes emisiones de CO2.
El quemar residuos para producir energía también se conoce como “Residuo-en- energía” o “Recuperación de energía”. Es el menor de dos males en la jerarquía de gestión de residuos, ya que también destruye valiosas materias primas, pero es mejor que el vertido. TDP es una tecnología renovable que detendrá esto.